DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> KULCZEWSKI: EL MOVIMIENTO MODERNO EN EL CONTEXTO CHILENO

5.01.2006

EL MOVIMIENTO MODERNO EN EL CONTEXTO CHILENO




El auge del siglo XIX, culmina con la celebración del centenario (1910). Se construyen varios edificios públicos, nuevos parques, avenidas y monumentos.
En la década del veinte, ya se inician las primeras manifestaciones del cambio que implica la ruptura con los estilos históricos. El Art. Nouveau tiene también cabida en las obras de algunos pioneros: Ricardo Larraín Bravo, Rojas Gatica, Abraham Ratinoff, Carlos Feuereisen, Ricardo Gonzáles Cortez y Josué Smith Solar, aunque con mas vigor y continuidad en Luciano Kulczewski.
Las expresiones del avance tecnológico se hacen presentes con mayor audacia en las primeras edificaciones en altura. El llamado edificio Ariztía, del arquitecto Alberto Cruz Montt, con formación en Francia seria el primero en el género de oficinas, en 1925. Pocos años después, kulzchewski levanta un edificio de departamentos de siete pisos, frente al parque Forestal, con formas buscadas en Francia para expresar el hormigón armado y con amartelamientos en los dinteles “propios del racionalismo de la época” según lo confesaba su propio autor.
Las transformaciones urbanas del centro de santiago, como la creación del Barrio cívico entre los años 1932 y 1938 que sigue postulados modernos de economía de recursos y simplicidad -digno marco para el palacio de la moneda - generan un nuevo polo de atracción, en oposición y complemento del rol que cumple la plaza de armas.
Es posible reconocer la influencia del Art. Déco y su característica geometrización de los volúmenes y formas, el influjo norteamericano de la Escuela de Chicago, o concepciones de una arquitectura más purista cercana ya al racionalismo moderno. Sin embargo, las expresiones de la arquitectura moderna, en sus inicios, no son del lenguaje común de los arquitectos de aquella época. Algunas obras pioneras de los años 30 señalan caminos de renovación, como el edificio de Oberpaur -de clara inspiración expresionista mendelsoniana- de Arteaga y Larraín, o la Escuela de Derecho de Juan Martínez y, más adelante, la ex caja de Amortización de Héctor Mardones.
Hacia finales de los años 30, siempre dentro de la política de Gobierno – en ese momento del presidente Pedro Aguirre Cerda – se fomenta el sano esparcimiento y la cultura física mediante la institución llamada defensa de la raza, de la que nacen obras de gran modernidad como el Hogar parque cousiño de J. Aguirre y G. Rodríguez, y el Hogar Hipódromo chile de E. Gebhard y J. Aguirre.
Se inaugura el estadio nacional en 1938 bajo el mismo gobierno de Pedro Aguirre Cerda.
La ciudad se fue expandiendo, entretanto, hacia la periferia, siendo siempre la mayor atracción las partes altas, en dirección a la cordillera. Nacieron así las comunas de Providencia y Ñuñoa, luego Las Condes. Hacia el sur, san miguel. El crecimiento hacia el oriente y hacia el sur se materializó fundamentalmente con el concepto de ciudad jardín. Así las avenidas arboladas y la abundancia de antejardines y patios interiores verdes le dieron a santiago un agradable aspecto de semi-ruralidad, solo contrarrestado por la edificación en el casco antiguo y en los barrios poniente y de la chimba (Recoleta e Independencia). Con esta misma idea se levantaron pequeños conjuntos, hoy día declarados Zonas Típicas. Por ejemplo, en Independencia, la Población los Castaños; en Providencia, la Población keller, ambas diseñadas por L. kulczewski.