DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" "http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd"> KULCZEWSKI

5.01.2006


La Arquitectura vertical en Chile.

Desde el siglo XVI, la arquitectura de las ciudades chilenas fue concebida para resistir -en la medida posible los cataclismos sísmicos. Por esta razón se caracterizó por la solidez de los muros y el reforzamiento de los elementos sustentantes y por el desarrollo horizontal de los edificios, aspectos estos que le dieron su peculiar imagen maciza y enana. Como en otras zonas hispanoamericanas sometidas al mismo peligro, las casonas y los palacios chilenos solían ser una sola planta y las iglesias tampoco destacan por su altura, evitando los frágiles sistemas de abovedamientos y apostando por el adelantamiento. Este respeto al peligro sísmico se mantuvo en el Chile republicano del siglo XIX.
Durante los prósperos años veinte del siglo XX, la ciudad de Santiago se modernizó: la mejora de las comunicaciones, con la puesta en marcha de las líneas aéreas, la difusión del teléfono y otros muchos aspectos que se dieron cita durante este período, abrieron la ciudad de la modernidad, situándola al nivel de otras metrópolis americanas y europeas que también experimentaron un vertiginoso cambio. Fue entonces cuando surgieron los primeros edificios en altura. Tras la gran crisis de los años treinta, se realzó la construcción de edificios verticales: el centro cívico, que además de concentrar el poder político reúne asimismo la actividad bancaria y financiera, vio aparecer numerosos edificios de entidades privadas que alcanzaban una altura común de diez pisos. Esta uniformidad se rompió hacia los años ochenta, momento en el que se levantaron edificios caracterizados por su mayor altura.

Conclusión.

En este estudio histórico de la arquitectura chilena, se han reconocido los cambios que ha sufrido a través del tiempo, que Chile en siglo XIX era solo construcciones horizontales, lo que cambio en el siglo XX cuando llegaron las construcciones verticales. También en este siglo comenzaron a incursionar en nuevos materiales como el hormigón y aumentaron la utilización del vidrio para la mejorar la luminosidad de los interiores.